• Jorge Sanabria

ALFA Y OMEGA




Alfa y Omega


El alfabeto griego comenzaba con la letra #alfa y finalizaba con #omega. No había letras antes de estas ni después. Todo lo que necesitaban para expresarse verbal, escrito o en cualquier otra forma de expresión estaba contenida entre estas dos letras. Cuando vemos esta expresión en el libro de Apocalipsis, es usada en varias ocasiones por el Señor acompañada de los títulos: el primero y el último (Ap. 1.11-22.13), el principio y fin (Ap. 21.6), el que es, que era y que ha de venir (Ap. 1.8) todas estos poseen el mismo significado. Expresan la grandeza y eternidad de nuestro Dios, como nunca nada existió antes de Él ni existirá después. Las cosas comienzan y terminan en su presencia

Con frecuencia nos enfocamos en estas descripciones y las enseñamos. Hacemos bien al hacerlo. Sin embargo, si miramos nuevamente estos títulos desde otra perspectiva, nos daremos cuenta de otra realidad escondida en estos versos. De la misma manera que el abecedario griego iniciaba con alfa, finalizando con omega y todo lo demás estaba contenido entre estas dos letras, sucede igualmente con nuestro #Dios. Todo lo que necesitamos está en Él. No me refiero solamente a las #necesidades de alimento, económicas, físicas, etc. Es imposible expresarse sin las letras necesarias. Una vez el abecedario fue establecido, era imposible omitir una letra sin sufrir un daño en la expresión diaria en todas sus formas. Palabras quedarían incompletas o mal escritas, con el riesgo de perder su significado original, mientras otras serían imposibles de escribir.

Medite en este concepto y veremos al #Señor diciéndonos lo mismo, no me sea añadido ni quitado. ¿No hacemos nosotros esto? Añadimos regulaciones a la #naturalezadivina conforme a nuestra #creencia. Otros, convenientemente quitamos lo que sirve de #tropiezo y confronta nuestra enseñanza con la #Verdad que no podemos ni queremos explicar. La #religión ha manipulado el “alfabeto” a su antojo, mostrándonos a un Dios diluido, amoldado a su conveniencia, incompleto y sacado por completo de su #contexto al punto de tergiversarle a un #dios incapaz de tener misericordia, enfocado en juicios y condenación. Un dios que puede ser #manipulado por promesas que no serán ni pueden ser cumplidas, compromisos imposibles de alcanzar, tiempo de #oración, días de #ayuno o capítulos leídos. Como resultado, nuestra #comunicación con Dios es incompleta, incorrecta y defectuosa; basada en #miedo y #control en vez de #amor. Lo peor de esta situación es que después de tanto tiempo expresándonos con un alfabeto defectuoso nos hemos acostumbrado a ello, adaptándonos a una deficiencia y no vemos la necesidad de hacer uso del mismo por completo. Encontramos la tarea tediosa, retadora y complicada. Cuando alguien se levanta a señalar estos datos le acusamos de #blasfemo, #falso profeta, #lobo rapaz #vestidocomooveja y el listado continua, en vez de verificar la escritura para ver si es verdad. Florecen los mensajes y enseñanzas desde el “altar” enfocados en destruir a tal persona y al final suprimimos la conciencia diciendo "#Diosmedijo” o “#eslavoluntaddelSeñor”.

Estamos en la era de las cosas simplificadas y durante siglos hemos obstinadamente intentando hacer lo mismo con el #evangelio, una y otra vez sin cesantía. Cuando #Jesús utiliza estos títulos se refiere a sí mismo no solamente como eterno. Incluyamos perfecto[i], algo que ha alcanzado perfección no tiene necesidad de ser cambiado, no existe un nivel siguiente, es la expresión máxima de una evolución o metamorfosis, etapa máxima de un proyecto, entidad o institución, el sueño ideal perseguido por la ciencia. Espero que siga lo que quiero decirle. Dios no tiene necesidad de ser amoldado por nada ni nadie, es Perfecto. Los discípulos escucharon a Jesús en una ocasión contestarle a los grupos religiosos y dijeron: dura es esta palabra. El Maestro se volvió y en vez de amoldar, cambiar o darle otra #escritura les dijo seria y firmemente ¿esto les ofende? (Jn. 6.60-61). La perfección no necesita la aceptación de nadie, no es amoldada a tal o cual cosa, más bien es inmutable, no baja sus expectativas o estándares para ser popular entre las masas. Tampoco oprime a los demás forzándoles a vivir a su nivel, aunque les guía con paciencia a nuevos y mejores niveles de vida. No necesita gobernar por manipulación ni crear esquemas turbios para alcanzar los resultados que quiere. En sí misma es el todo lo que todos quieren tener y ser sin entender.

Debemos comprender que todo lo que necesitamos para: expresarnos sana y correctamente, alcanzar mejores niveles de vida, tomar control de nuestras circunstancias, tratar a los demás con respeto y justamente, disciplina, aceptación, etc. se encuentran en el Señor. No es solamente el inicio y final de todas las cosas, no es meramente el primero y el último, ni simplemente el que era, es, y viene. Es la fuente, el inicio de todas las cosas. Todo lo que necesitamos está encerrado en Él y nos los da gratuitamente. No es necesario ninguna clase de sacrificio o cosa parecida, lo único que tenemos que hacer es: ¡Aceptar su regalo de la gracia y creer que Él es suficiente, capaz de cumplir lo que prometió!

Tomado de Caminando Con El Dios Bíblico: Libertad En La Gracia Vs. Esclavitud Religiosa

Léalo gratuitamente en: https://www.smashwords.com/books/view/1073220 [i] Definición tomada y resumida de la página web Diccionario Actual; https://diccionarioactual.com/perfecto/

4 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

MAESTRO