• Jorge Sanabria

CALIDAD, CANTIDAD, CUALIDAD: PARÁSITOS EN NUESTRA VIDA



Bienvenidos a Palabra Y Presencia trayendo inspiración y motivación bíblica para nuestro día a día con Jorge Sanabria. El tema para hoy es: CALIDAD, CANTIDAD O CUALIDAD; IDENTIFICANDO PARASITOS EN NUESTRA VIDA y la base bíblica la encontramos en Proverbios 5.10: no sea qué ves tú vigor a otros y tus años al cruel no sea que se saquen los extraños de los bienes y tu esfuerzo vaya a casa del extraño. Cuando tengas la oportunidad visita el libro de proverbios capítulo 5 y léelo. Salomón en la introducción del capítulo está hablando de la mujer extraña o sea de la de la mujer ajena, la mujer de otro, la mujer desconocida. Lo que nos lleva al tema de las relaciones en nuestra vida y ese es el tema detrás de la ilustración qué Salomón está presentando. La bendición más grande en nuestra vida va a ser establecer relaciones saludables y de buena calidad. Por otro lado, de la maldición más grande y el producto de las mayores heridas y decepciones es establecer relaciones de baja calidad. Haciendo uso de esta corta reflexión es mi propósito llevarte a evaluar la clase de relaciones que estableces con otras personas.

La biblia nos enseña que le debemos a todos nuestro amor, es el mandato bíblico: amar a nuestro prójimo como a nosotros mismos. Sin embargo, el Maestro nos enseña la existencia de niveles relacionales que nos van a ayuda a colocar las personas en el lugar que le corresponde en nuestra vida. En la vida de Jesús maestro encontramos: las masas, los discípulos y los doce. Siendo los últimos el círculo más cercano al Maestro. Así que aunque la biblia nos llama a amar a nuestro prójimo esto no significa que vamos a permitir que cualquiera entre en nuestro círculo íntimo; que no vamos a compartir los secretos íntimos de nuestra vida con todas las personas que encontramos. Definitivamente no vamos a abrir las puertas de nuestro corazón a la primera persona que nos encontramos, por qué triste y lamentablemente estamos preparando el camino para una decepción y posiblemente otro fracaso en nuestra vida. Cuando hablamos de relaciones encontramos un tipo específico de relación que personalmente le llamo parásitos. La relación del parásito con su anfitrión es una relación que va de un solo lado. El parásito se alimenta de su hospedador, pero no aporta absolutamente nada a esa entidad que lo está alimentando y ayudando. La naturaleza misma nos enseña que los parásitos se multiplican con gran rapidez en la vida del hospedador y si usted tiene mascotas de algún tipo cuando encuentras un parásito en tu mascota sea: pulga, garrapatas, lombrices o el que sea. Lo primero que hacemos es iniciar un proceso para desparasitar el animal haciendo uso del tratamiento indicado para el parásito. Sabemos que si no tomamos las medidas necesarias nuestra casa se verá afectada por la infección. Atacando el intruso agresivamente con la única intención de eliminarlo de la vida de nuestra mascota porque reconocemos que el parásito no pertenece no es saludable ni debe estar en la vida de nuestra animal.

Entonces pregunto: ¿por qué permitimos relaciones de este tipo en nuestra vida? ¿por qué permitimos y toleramos esta clase de personas infectando nuestra vida? alimentándose de nuestros esfuerzos, comienzan a tomar lo mejor que tenemos para ofrecer, pero no ofrecen nada a cambio. Cuando entramos en el tiempo de necesidad no tienen tiempo ni los recursos o aún el deseo de ayudarnos. En nuestro momento de quebrantamiento no ofrecen palabras que nos ayuden; lo único que sabe decir es dame, necesito y ayúdame. Es mi intención que te enfoques en este tipo de relaciones en tu vida y sin demora inicies el proceso para desparasitar tu circulo de estas personas. Llamándole amigos, hemos puesto la etiqueta de relación cuando verdaderamente son parásitos en alimentándose de nosotros sin aportar absolutamente nada. Sentimos la incomodidad, la inquietud que algo no esta bien, pero ciegos a su existencia.

Esta clase de persona llega a nuestras vidas a consecuencia de problemas: de autoestima (la forma en la que nos vemos y percibimos), falta de respeto y valor propio, no identificar la calidad de individuo que somos abre las puertas a que esta clase individuo infecten nuestra vida. Si no tomamos acción para trancar las puertas y sacar estas personas fuera de nuestras relaciones, antes que los sepamos vamos a tener un círculo social lleno de parásitos. Experimentaremos una infección crónica de esta clase de personas; la naturaleza nos enseña que todo lo que necesitamos es un solo animalito para que todos los demás lleguen y se multiplican con rapidez.

Este género no te va a ayudar alcanzar el próximo nivel en tu vida. Cuando lo necesites, no ofrecerán palabras de: aliento, motivación, exhortación o sabiduría. Estos individuos no van a ayudarte en ninguna manera o razón. El único interés de esta clase de persona es saciar su sed, tomar lo mejor de ti para suplir sus necesidades. Alimentándose de ti no tienen la mínima intención de ofrecer ayuda. Las personas con esta clase de practica normalmente son muy fáciles de identificar. Son las personas que cuando salimos siempre dicen tú pagas no tengo dinero y después las escuchamos contarnos las cosas que hicieron con otros. Cuando llamamos no tienen tiempo para hablar, siempre ocupados haciendo nada. Otros un poco más elaborados pretenden escucharte, pero su falta de interés esta escrito en su cara. Nunca dicen algo bueno o positivo, no aportan buenas ideas… la verdad es que no aportan absolutamente nada. Entonces, pregunto: ¿para qué invertimos tiempo en esta clase de personas? ¿por qué perdemos tiempo en esta clase de relación? Salomón nos enseña que las relaciones de esta clase nos llevan directamente a la catástrofe en nuestra vida. Relacionarnos con esta clase de personas es la inversión de: energías, recursos y tiempo precioso en cosas que no van a producir fruto.

En el día de hoy, realiza una evaluación honesta y comienza a prestar atención a las personas que llamas “amigos”. Visualiza los círculos sociales con que te rodeas y pregúntate ¿que estoy buscando? ¿busco cantidad? ¿calidad? O ¿cualidad? ¿Qué busco en las relaciones que estoy estableciendo? Actuando bajo el pensamiento que necesitamos muchas relaciones para ser: “normal”, popular o aceptados. Aquellos que tienen la gracia de establecer grandes círculos sociales, manteniéndolos saludables ¡te bendecimos!, pero la realidad es las muchas relaciones no determinan nuestro valor o identidad. Mantener relaciones saludables es nuestra responsabilidad, la decisión de quien entra o sale de nuestra vida está en nuestras manos. Hay una línea que debe ser establecida, formando límites saludables. El proverbista nos enseñaba: no cruces los linderos antiguos. Para el beneficio de aquellos que no están familiarizados con el concepto. En el tiempo bíblico de existían lo cercos ni las verjas; las personas extendían un línea de hilo que marcaba el inicio de su propiedad y el final de la del vecino. Estos linderos representan los límites entre un tipo de relación y otra. Las personas que no están dispuestas a someterse a esta clase de límites en nuestra vida sencillamente no tienen la capacidad ni los requerimientos para permanecer en una asociación con nosotros. Hablando de toda clase de relación, Salomón hace uso del ejemplo de la mujer extraña y el adulterio, pero el concepto son las relaciones. Esto incluye: amigos, amorosas y aún con dolor familiares que entran en este este código y sin importar el tipo de relación que estemos hablando en el momento que le pongamos la etiqueta del parásito y esté presentando todas las señales de ser un parásito… ¡no quieres esta clase de organismo en tu vida!

Es muy probable que parte del estrés y la falta de energía provenga del tiempo que has estado invirtiendo en algo que no producen fruto. Los parásitos no producen fruto, lo único que un parásito produce son problemas. Mientras más tiempo permanezca en una relación de esta clase, mayor es la invitación a otras personas de la misma índole de llegar a tu vida. Es importante clarificar que establecer límites, reorganizar nuestra vida y reconsiderar la etiqueta de una persona no significa dejarles de hablar o terminar en enemistades. En el momento que establezcamos orden a nuestra vida, esta clase de individuo tras presentar resistencia caminara fuera de ella por si mismo. Al comprender que perdió la capacidad de explotar su hospedador, rápidamente busca uno nuevo… es la naturaleza de un parásito. Presta atención a la clase de relación en la que estás entrando y es mi recomendación que comienzas a deshacerse de todas las relaciones de este índole. Mientras tu circulo este lleno de parásitos, las personas con la capacidad de ofrecer relaciones saludables, aportar a tu vida y retarte para que conquistes nuevos niveles y dimensiones permanecerán alejadas de ti y si en este caso tú eres esa clase de personas cambia la forma en la haces las cosas porque a nadie le gusta ser utilizado o manipulado.

En el día de hoy vamos a dejar estas letras hasta aquí. Antes de despedirnos puedes comunicarte con nosotros en: Facebook, Instagram, YouTube y Twitter a través palabra y presencia o puedes visitar nuestra página web: www.palabrapresencia.com muchas gracias por estar con nosotros en el día de hoy se despide Jorge Sanabria de Palabra y Presencia trayendo inspiración y motivación bíblica para nuestro día a día. Puedes escucharnos en Palabra y Presencia podcast en tu plataforma favorita. abajo dejamos los enlaces para Google y Apple podcast. Te vemos en el próximo episodio hasta luego.

Google: https://podcasts.google.com/feed/aHR0cHM6Ly9mZWVkcy5idXp6c3Byb3V0LmNvbS85MzE2NDUucnNz?sa=X&ved=2ahUKEwiU3c6TxrXrAhVCgZ4KHXS0AB4Q9sEGegQIARAE

Apple: https://podcasts.apple.com/us/podcast/palabra-y-presencia/id1500771882?ign-mpt=uo%3D4

20 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo