• Jorge Sanabria

:CAMINANDO SEGURA Y CONFIADAMENTE: TOMANDO POSESIÓN DEL LLAMADO


Bienvenidos a Palabra y Presencia. Trayendo inspiración y motivación bíblica para nuestro día a día. En el último episodio estuvimos dando la introducción que sirve de apertura para el tema. En el día de hoy vamos a continuar la enseñanza: CAMINANDO SEGURA Y CONFIADAMENTE: TOMANDO POSESIÓN DEL LLAMADO. La base bíblica la encontramos en el Evangelio según San Lucas 4.16 -21:

y vino a Nazaret donde había sido criado y entró conforme a su costumbre el día del sábado en la sinagoga y se levantó a leer y fue el dado el libro del profeta Isaías y como abrió el libro a yo el lugar donde estaba escrito el espíritu del señor es sobre mí por cuanto me ha ungido para dar buenas nuevas a los pobres me ha enviado para sanar a los quebrantados de corazón para pregonar a los cautivos y verbal y a los ciegos pista para poner en libertad a los quebrantados para predicar el año agradable del señor y enrollando el libro lo dio al ministro y se sentó se y los ojos de todos en la sinagoga estaban fijos en él y comenzó a decirles hoy se ha cumplido está escritura en vuestros oídos.

En la introducción hablamos del ambiente del salón y los dos grupos de personas que encontramos. Estaba aquel que declaraba confiadamente lo que Dios había puesto sobre él y estaban los que escuchaban lo que había sido declarado. Explicamos la atmósfera en la habitación por lo que acontecía en el salón. Así que en el día de hoy no vamos a entrar en los detalles de lo que está aconteciendo en el salón y vamos a entrar a la primera parte de esta enseñanza. Vamos a dividir la enseñanza en 3 partes en el día de hoy vamos a estar hablando de que estar consciente de quiénes somos y qué ha sido puesto en nuestras manos de parte de Dios no es arrogancia. En el próximo episodio vamos a estar aclarando los términos mansedumbre, templanza y humildad. En la última parte de la enseñanza vamos a estar demostrando bíblicamente que la opinión de los demás no tienen nada que ver con tu llamado. Ahora sin más preámbulos entremos a la enseñanza en el día de hoy.

Una vez Jesús finaliza de leer la porción bíblica en el libro de Isaías; la palabra nos enseña que tranquila y confiadamente entrega el rollo al ministro y caminando tomó asiento mientras los ojos de todos estaban posados sobre él. Calmadamente el maestro les declara: “hoy se ha cumplido está escritura en vuestros oídos”. Lo primero que Jesús nos enseña es que hay una diferencia entre ser confiado y ser arrogante y la escritura nos llama a caminar confiadamente. Por razones que realmente no puedo explicar, en algún momento en la historia de la Iglesia comenzamos a confundir humildad con debilidad. Confianza con arrogancia y hay una línea fina que separa estas dos cosas. El apóstol nos dice que entremos confiadamente ante el trono de la gracia y es necesario que comencemos a comprender que hay poder y autoridad encaminar confiados. En caminar con seguridad porque cuando tú caminas confiado y seguro en lo que él hizo por nosotros esto tiene mantiene centrado en la roca y te lleva a un balance en la vida.

Jesús abiertamente le declara a su audiencia que ese día se había cumplido la escritura. Dando a entender abiertamente que él era el mesías que estaban esperando. Lo que nos lleva al primer punto en la enseñanza del día de hoy. Con esta declaración Jesús nos enseña tres cosas que fortalecían su confianza y le posesionaban en seguridad. La primera era confirmando su identidad como el mesías independientemente de la reacción de las personas. Una de las cosas importantes que nosotros en la actualidad deberíamos considerar de darle mayor énfasis en nuestra enseñanza es definir quiénes somos en Cristo Jesús. Porque el primer punto en la enseñanza que posicionaba al maestro en confianza y en seguridad era el entendimiento pleno de quien él era. Jesús poseía una identidad sana, balanceada, clara, sólida y estable. Era la comprensión de su identidad que lo impulsaba hacer las declaraciones que estaba haciendo, a iniciar el reto que se convertiría en el resto de su ministerio porque Jesús entendía que él era lo que la palabra decía que él era. Cuando Jesús está leyendo la porción bíblica, el maestro, no le añade a la escritura, sino que toma posesión de lo que la escritura está diciendo de él.

En el día de hoy debemos imitar el ejemplo del maestro y a comenzar a obtener nuestra identidad de la escritura y tomar posesión de lo que la escritura dice que nosotros somos. independientemente de nuestra realidad de nuestras circunstancias Independientemente de la posición en la vida en la que nos encontremos, independientemente de nuestros tropiezos, de nuestras caídas, independientemente de nuestras prácticas, faltas, pecados, debilidades y malos hábitos. Realmente creo, que lo que está aconteciendo en nuestro mundo natural no tienen nada que ver con quiénes somos en el mundo espiritual. Porque lo que está aconteciendo en nuestro mundo natural es nuestra realidad y realidad es una cosa, mientras lo que la palabra dice de nosotros es la verdad y la verdad siempre… siempre, infaliblemente ejercerá cambios en tu realidad. Así que en vez de declarar tu realidad sobre la palabra, comienza a declarar la palabra sobre tu realidad y tú realidad va a comenzar a caer en orden. Va a comenzar alinearse a lo que la biblia dice. La verdad siempre va a tomar autoridad de la realidad y realidad siempre se va a someter a la autoridad de la verdad. Así que lo primero que tenemos que aprender es a obtener nuestra identidad, valor y aceptación de la escritura. A tomar posesión de la veracidad bíblica. Declarar la verdad bíblica sobre nuestra realidad.

Lo segundo que Jesús hace es reconocer la unción que había sido puesta en él. Al momento que Jesús dice: “el espíritu del señor está sobre mí y me ha ungido” Jesús está tomando posesión de la unción y el Espíritu que le ha sido entregado. Y está haciendo una declaración de que estas cosas ya acontecieron. Muchas veces nos encontramos orando por unción, nos encontramos pidiendo la unción del Santo en nuestra vida, nos encontramos pidiendo la llegada del Espíritu Santo en nuestra vida y la razón por la que no estamos viendo estas cosas es que la palabra nos está enseñando de qué estas cosas ya nos fueron otorgadas.

Si usted lee lo que Jesús está leyendo todo aconteció en pasado, el Espíritu del Señor está sobre mí. No dice va a estar o va a llegar; no… no dice eso, lo que si dice es ¡ya está sobre mí y me ha ungido! En el momento en que fuimos convencidos de nuestros pecados y la necesidad de Jesús en nuestra vida, esa declaración sólo es posible por la presencia del Espíritu Santo operando en nosotros. Jesús enseñaba del Espíritu Santo el espíritu convencería al mundo de juicio de Justicia y de pecado (Jn 16.8-11) así que en el momento en que reconocemos que no podemos continuar viviendo sin Jesús, que no podemos continuar viviendo en la forma en que vivimos porque es pecado es la evidencia bíblica de que la presencia del Espíritu Santo a llegado a nuestra vida. Desde ese instante el Espíritu Santo ya está trabajando con nosotros y cuando hace la declaración de fe (cree en su corazón y confiesa para justicia que Jesús es el señor y se levantó de entre los muertos Ro 10.9-13) y lo reconoce como su Señor y Salvador; la biblia enseña que somos sellados con el Espíritu y pasamos de muerte a vida, del Reino de las tinieblas al Reino de la luz, de la posesión del diablo a la posición de Dios. Experimentando un cambio total en nosotros y nuestro espíritu. Aun cuando nuestra vida natural todo se vea normal y aparentemente nada ha cambiado… ¡todo ha cambiado, todo es distinto, todo el nuevo en nuestro interior! Por eso el apóstol Pablo declara “de modo que si alguno está en Cristo nueva criatura es las cosas viejas pasaron he aquí todas son hechas nuevas” (2Co 5.17). Es imperativo que comencemos a reconocer la unción que nos has ido entregada y el Espíritu que está operando en nuestra vida. Para que de esta manera la unción continúe creciendo y la presencia del Espíritu Santo continúe aumentando en nosotros.

El proverbista enseñaba el camino del justo es como el sol de la madrugada hasta el mediodía, que continúan en ascenso hasta que el día es perfecto (Pro 4.18). La unción que nos fue otorgada está operando en nosotros en pequeñas cantidades, mientras más la reconoces en tu vida y más uso haces de la unción que hay en ti más grande se hace, más crece. La biblia nos enseña que lo que tenemos en nuestro interior es comparado con ríos de agua viva. No es comparado con un pozo, no es comparado con un vaso. No es eso, lo que dice… establece que es un río constantemente fluyendo. El profeta Ezequiel en su visión (capitulo 47) decía que cuando comenzó a caminar el agua le llegaba a los tobillos, más tarde llegaba a las rodillas, más tarde llegaba a la cintura, más tarde llegaba al pecho, más tarde al cuello y al final era un río caudaloso que ya tenía que nadar en el y está hablando de la presencia del Espíritu Santo en nuestra vida. Incluyendo la unción y todos los beneficios que la acompañan.

Estas cosas ya están en nosotros, ¿cuándo vamos a reconocer que la unción ya está en nosotros? ¿Cuándo reconoceremos lo que nos ha sido entregado? Con valentía, seguridad y confianza vamos a reconocer lo que Dios a puesto en nosotros. No confundamos con humildad, la negación de lo que Dios deposito en nosotros para que otros no sean incomodados. Tengo una palabra para ti en el día de hoy: si la gente que te rodea no está lista para ver todo lo que Dios ha puesto en ti… no pertenecen a tu vida. Es tiempo de que estas personas intolerantes a la unción recibida salgan para que venga la gente correcta. Comienza a posicionarte y moverte en lo que Dios ha preparado para ti. No te preocupes por la gente. Jesús no se sentía incómodo en lo absoluto. Mientras tomaba posesión de lo que Dios había preparado para él, la gente lo miraba, la personas en el salón tenían sus ojos puestos en él. El Maestro reconocía lo que le había sido dado y la realidad diciéndola tal como es, a Jesús le interesaba muy poco lo que la gente pensara, le interesaba muy poco si la gente lo acepta o rechazaban. La opinión de las personas era de poca importancia para el Maestro. Lo único que le interesaba era reconocer lo que Dios había puesto sobre él y nosotros tenemos que comenzar a dejar de prestarle atención a las personas. Eliminar la atención obsesiva a la opinión general, dejar de andar preguntando al prójimo las cosas que solo Dios puede contestar. Movernos en la unción, poder y autoridad que Jesús le ha entregado a su Iglesia.

Próximo punto: Jesús comprendida, aceptaba y hablaba de su propósito en la vida. La escritura decía que su propósito era: predicar las buenas nuevas, sanar a los quebrantados de corazón y pregonar libertad a los cautivos. Es interesante como con cada palabra Jesús se acercaba más a Dios y se alejaba más de los hombres. Amigo, amiga, amado, amada, que lees estas letras en este día: abre tu boca y comienza a declarar tu propósito en la vida. Esto lo hemos enseñado antes, pero lo vamos a repetir en el día de hoy para el beneficio de quien no lo ha escuchado. En el huerto del Edén, en el libro de génesis, cuando estamos leyendo la creación. La biblia enseña que Jehová Dios hizo el huerto del Edén primero y después hizo al hombre y esto nos enseña de que antes de que nosotros vengamos existencia Dios ya preparado un destino profético para nuestra vida; un propósito… una función que solo nosotros podemos ejercer nos has ido entregada y si eres de las personas que estás paralizado mirando lo que otros están haciendo porque ante tus ojos se ve impresionante esto acontece porque no has podido ver ni reconocer las cosas que Dios ha puesto en tu vida. Eres un ser único, con habilidades únicas, talentos únicos y una forma exclusiva de hacer las cosas. Dios no tratada con replicas ni copias solo se relaciona con originales. Toma posesión de tu propósito y olvídate de lo que digan los demás. No importa lo que las personas digan, no importa si lo aceptan o no lo aceptan, no importa si el hombre dice que puedes o no puedes hacerlo. La verdad bíblica enseña que si lo que tú sientes que estás llamado a hacer lo puedes hacer tú… Dios no te llamo hacerlo. Pero, si lo que estás sintiendo hacer en tu corazón te queda grande, es imposible en tus recursos, no tienes la preparación para hacerlo… entonces Dios te está llamando.

Dios llamó a todos los hombres de la fe a cosas que le quedaban grandes. No había ni un solo hombre en la biblia que fuese capaz de hacer lo que Dios le llamo a hacer. Sin embargo, el Dios que los llamó hacer lo que tenían que hacer, los capacitó para que hicieran lo que él decía que tenían que hacer. Mientras Dios mismo hacía lo que sólo él podía hacer y es importante que comiences a moverte en el propósito por más pequeño, por más insignificante, difícil, ridículo o imposible que las personas te digan que es. Déjame decirte algo, vas a comenzar como un grano de mostaza y lentamente crecerá hasta convertirse en algo grande. Antes de ser un gigante tiene que ser un pequeño, antes de volar como las águilas tienen que estar el nido. No te preocupes por lo que la gente diga o piense; si te compartirá los sueños que Dios a puesto a mi corazón te echarías a reír porque se escuchan ridículos. Pero, te declaro y te digo…le creo a Dios, creo que es perfectamente capaz de hacer lo que dice que puede hacer y deseo sembrar este pensamiento en tu mente. Esta verdad bíblica también es cierta contigo y la estamos viendo aquí con Jesús. El comprendía y hablaba de su propósito, ya no hables de lo que Dios está haciendo en la vida de otros, ya no hables del ministerio de otras personas. Es tiempo de hablar palabra sobre tu vida. Comienza a declarar la palabra sobre ti, porque Dios tiene un propósito contigo. Tú… has sido capacitado… has sido capacitada para hacer algo que solo tú puedes hacer en el Reino y es tiempo de que comiences a hablar de eso. Aunque la gente se incomode, es tiempo de que comiences a enfocarte en lo que Dios ha puesto en ti y dejar de enfocarte en lo que Dios ha puesto sobre otros. Tomemos un momento para ver la incomodidad que hay en el salón. Mientras Jesús habla, el salón está incómodo, el salón está escuchando lo que Jesús está hablando, sin embargo Jesús no se calla. Si somos honestos los seres humanos tenemos la capacidad de con nuestras expresiones, con lenguaje corporal expresar cómo nos sentimos y Jesús no era ciego, está parado al frente y la cara de todo el mundo está mirándole sin embargo aun así Jesús no se siente intimidado y continúa declarando el propósito para el cual fue formado.

El último punto en el día de hoy era: la claridad en su identidad y propósito le daban la seguridad y por tanto no sentía intimidación ni vergüenza al expresarlo aun cuando toda la atención estuviesen en él. La biblia nos dice y los ojos de todos estaban sobre él. Esta porción de la escritura nos enseña que la incomodidad, que la inseguridad y la falsa sensación de humildad que sentimos y tenemos que someternos es el producto de la falta de entendimiento de identidad y propósito. Como Jesús entendía quién era y a que estaba llamado no sentía presión social. Primero no estaba interesado en la aceptación de la sinagoga como nosotros en el día de hoy no deberíamos estar enfocados en la aceptación social o eclesiástica porque hay palabra de Dios en nuestra vida que va a incomodar a personas a nuestro alrededor y tenemos que tomar la decisión de complacer a Dios o complacemos al hombre, pero no podemos complacerlo a los dos. El maestro enseñaba que un hombre no puede servir a dos señores porque amara al uno y aborrecerá al otro o amara al otro y aborrecerá al uno. Tenemos que tomar una decisión: vamos a posicionarnos en confianza, en seguridad y a caminar confiadamente reconociendo el llamado, la unción y la identidad que nos han sido entregada por el padre en Jesús y a través del Espíritu Santo o nos vamos a quedar atrás mientras vemos cómo la gente se mueve olvidándose de nosotros para alcanzar su destino. La decisión es nuestra.

El primer principio establecido en la biblia no es la fe, es la libertad para elegir, la intencionalidad o libre albedrío la puede llamar de estas tres maneras. Cuando Dios crea a Adán y forma a Eva, El descendía al huerto y hablaba con ellos diariamente; así que ellos no necesitaban fe porque el escritos de la epístola a los hebreos nos enseña que la fe es la certeza de lo que esperamos, la convicción de lo que no se ve. Dios descendía cada día hablar con ellos así que ellos no necesitaban fe, porque estaban viendo a Dios y la biblia nos enseña que una vez tú lo recibes ya no necesitas fe. Sin embargo Dios nos enseña el principio más importante de toda la Biblia y le dice a Adán: el día que coma del árbol de la ciencia del bien y el mal vas a morir y es el principio de la elección, la intencionalidad o el derecho para elegir. La fe es el producto de una elección creer o no creer; es una elección, por eso podemos movernos tan fácil de un extremo al otro. Jesús le decía Tomás no sea incrédulo se creyente porque es una decisión y todo nuestra vida es una toma de decisiones y quiero finalizar la #enseñanza en el día de #hoy de que es tiempo de que tomes una decisión: vas a creer lo que Dios dice de ti o vas a continuar escuchando lo que el #hombre dice de ti; vas a creer la veracidad de la palabra o vas a creer la realidad las circunstancias de tu vida. Vas a continuar orando por cosas que ya te han sido entregadas o vas a tomar posesión de estas cosas por medio de la oración. La #decisión de estas cosas es nuestra. Quiero #sembrar el #pensamiento de que Dios es perfecta perfectamente capaz para hacer lo que él dice que puede hacer contigo, no continúes mirando el piso, no continúes mirando a la distancia, posiciónate en el lugar que Dios ha preparado para ti. Porque #Dios ha preparado algo para ti, hay un destino profético que ya está listo solo tenemos que caminar hacia el. Con estas palabras finalizamos en el día de hoy. Te damos gracias por estar con nosotros hasta este punto, te bendecimos en el nombre de #Jesús y recuerda que puedes contactarte con nosotros o seguirnos en las redes sociales #Facebook #Instagram #YouTube #Twitter y nos encuentran bajo el nombre de Jorge Sanabria palabra y presencia o puedes visitar la página web palabrapresencia.com una vez más muchas gracias te bendecimos en el poderoso nombre de Jesús y te esperamos en el próximo #episodio hasta luego.

17 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo